Título Tercero. Funcionamiento y gobierno

Art.14. Los órganos de gobierno de esta Hermandad son la Asamblea General y la Junta de Gobierno, cuyas funciones se determinan en los artículos siguientes.

Art. 15. La Asamblea General se celebrará, con carácter ordinario, una vez al año, cualquier día de los comprendidos en la Cuaresma, y con carácter extraordinario, cuando hubiese de tratarse asuntos urgentes de especial importancia, que superen las competencias de la Junta de Gobierno. La convocatoria se hará con quince días de antelación al menos, e irá acompañada del orden del día.
Se constituye válidamente la Asamblea General, en primera convocatoria, si están presentes la mitad más uno de los socios activos; y en segunda convocatoria, media hora más tarde, con los miembros activos que estén presentes en aquel momento.

Art. 16. Tienen derecho a participar en la Asamblea General y deben ser convocados a ella, todos los socios; pero sólo los activos y honorarios gozarán de voz y voto; mientras que los adheridos tendrán voz pero no voto.
Preside la Asamblea General el Hermano Mayor, los acuerdos serán válidos si obtienen la mayoría simple de los presentes con derecho a voto. Si se diera la igualdad de votos, resolverá el Presidente con su voto de calidad (canon 119).

Art. 17. Corresponde a la Asamblea General:

a) marcar las líneas generales de actuación para cada año.
b) la ratificación de los cargos propuestos por el Presidente para formar la Junta de Gobierno.
c) la revisión de las cuentas del año, que habrán de presentarse a la aprobación del Ordinario.
d) la revisión y actualización de los estatutos de la Hermandad, que habrá de someterse a la aprobación del Ordinario (canon 322).
e) conocer de las reclamaciones contra decisiones y actos de la Junta de Gobierno.

Art. 18. Es misión propia de la Junta de Gobierno determinar y acordar, dentro de los límites aprobados por la Asamblea General, lo que sea más oportuno y conveniente para el cumplimiento de los fines de la Asociación, para su desarrollo y progreso. De todos sus acuerdos informará luego a la Asamblea General.
La Junta de Gobierno se reunirá con carácter ordinario al menos cuatro veces al año, en los meses de Marzo, Junio, Septiembre y Diciembre, en el primer domingo de cada uno de dichos meses; y con carácter extraordinario siempre que fuera convocada por su Presidente para tratar asuntos urgentes de especial importancia. Las reuniones serán válidas siempre que en ellas participen, al menos, las dos terceras partes de los miembros que componen la Junta de Gobierno, los acuerdos se tomarán por mayoría simple de los asistentes. En caso de empate, resolverá el voto de calidad del Presidente (canon 119).

Art. 19. Forman la Junta de Gobierno:

. El Presidente o Hermano Mayor.
. El Vicepresidente.
. El Secretario.
. El Tesorero.
. Vocales y colaboradores (cuyo número lo determinara el Presidente, siempre en función de las necesidades que estime conveniente para el buen funcionamiento de la Hermandad).

Todos estos cargos serán ratificados en la Asamblea General, y no serán retribuidos. El Presidente necesita ser confirmado por el Sr. Obispo y no podrá desempeñar cargos de dirección en partidos políticos.

Forma parte, también de la Junta de Gobierno, el Consiliario. El nombramiento del consiliario de una asociación religiosa pública, corresponde siempre a la autoridad eclesiástica, pudiendo únicamente la asociación, si se juzga conveniente, ser oída, a través de sus dirigentes (canon 324).

El Consiliario:
– Lleva, en nombre del Obispo, la dirección espiritual de la Hermandad y vigila por ella.
– Asesora a la Junta Directiva en los asuntos teológicos y canónicos.
– Vela por la formación religiosa de los hermanos y visita a los enfermos.
– Asesora a la Junta en la admisión de nuevos miembros.
– Preside los cultos de la Asociación y representa al Obispo, cuando este no asista personalmente a las reuniones.

ELECCION A PRESIDENTE

Art. 20. Se pondrá por la Secretaría de la Hermandad, en conocimiento de los hermanos, mediante anuncio en prensa o por comunicación personal, a juicio de la Junta de Gobierno, la fecha de celebración de elecciones a Presidente Hermano Mayor de la Hermandad, su horario y el lugar en que haya de celebrarse. En la misma comunicación se les hará saber que el censo se encuentra desde entonces y por plazo de quince días a disposición de los socios, en Secretaría, para que conocido y examinado por cuantos lo deseen, puedan, durante el período de exposición, solicitar por escrito las rectificaciones que consideren oportunas. Una vez cumplido el plazo de los quince días de exposición del censo, no se admitirán nuevas rectificaciones, quedando confeccionado el censo definitivo.

Los socios en quienes concurran las condiciones de elegibilidad que determinan estas Reglas, podrán solicitar la ocupación del cargo, durante los siete días siguientes a la terminación de exposición del censo. La solicitud se hará por escrito dirigido al Hermano Mayor de la Hermandad y el Secretario entregará al peticionario resguardo o certificación acreditativa de su petición.

La Junta de Gobierno, examinará las solicitudes presentadas pronunciándose sobre su admisión o denegación según cumplan o no cuanto se dispone en los presentes estatutos. Aquellos solicitantes que hubieran sido excluidos de la relación a que se refiere el apartado anterior, se les comunicara por carta la exclusión, y podrán reclamar contra su no inclusión. La reclamación se hará por escrito dirigido al Hermano Mayor, teniendo siete días de plazo a contar desde el recibo de la carta de su exclusión, alegando las razones por las que a su juicio, debe ser incluido entre los candidatos. Tales reclamaciones serán resueltas por acuerdo mayoritario de la Junta de Gobierno y previa consulta de la misma con el órgano eclesiástico, en el plazo de los cinco días siguientes a la fecha en que finalice el plazo para efectuarlas, comunicándoles por escrito el resultado. La relación de candidatos aprobada definitivamente estará públicamente expuesta, para conocimiento de los hermanos en el tablón de anuncios del templo parroquial, al que pertenece la hermandad, con la antelación suficiente al día de las votaciones, no pudiendo ser este plazo inferior a cinco días.

El día de las elecciones, la mesa electoral estará integrada por un socio de lo más antiguos en la Hermandad, el cual ejercerá de Presidente, y por otro socio de los mas modernos, el cual ejercerá de Secretario, por dos miembros de la Junta de Gobierno saliente, y podrá estar presidida por el representante que la Autoridad Eclesiástica designe para ello.

Concluida la votación, se efectuara el recuento de votos, levantándose acta con el resultado, que será firmada por el presidente y demás componentes de la mesa, donde quedará recogido el resultado de la elección y las incidencias si las hubiere.

La elección se hará por votación personal y secreta entre los socios inscritos en el censo electoral, votándose a un candidato de los presentados. Sólo podrán votar los socios que se hallaren presentes en el lugar y día señalados en la convocatoria. Queda excluida la facultad de votar por correo o a través de delegado.

Resultará elegida aquella candidatura que obtuviese la mayoría de los votos útiles emitidos. En el supuesto de empate se proclamará Presidente el candidato más antiguo en la Hermandad. Una vez terminada la elección, se remitirá en el plazo de och
o días a la Autoridad Eclesiástica una certificación del acta levantada, con solicitud del Secretario saliente de confirmación del nuevo Presidente Hermano Mayor elegido. Una vez confirmado éste en su cargo, designara entre todos los socios pertenecientes a la Hermandad , a los miembros que integraran su junta de gobierno. Comunicando por escrito la composición de ésta a la Autoridad Eclesiástica.

En caso de que solo se presente una candidatura, ésta se proclamaría automáticamente Presidente Hermano Mayor; no habiendo lugar a las votaciones el día señalado al efecto para ello, lo que se comunicaría oportunamente a todos los componentes de la Hermandad.

Podrá presentarse al cargo de Presidente Hermano Mayor de la Hermandad, todo socio activo que cuente al día de las elecciones convocadas, una antigüedad superior a diez años en la Hermandad, goce de capacidad para el ejercicio de la responsabilidad que la Iglesia pide en los momentos actuales para los dirigentes seglares, y que no ejerza cargo directivo en partidos políticos, o de autoridad ejecutiva nacional, autónoma, provincial o municipal en el terreno político, y no ostentar cargo en Junta de Gobierno de otra Hermandad. El cargo se renovará, cada cuatro años, pudiendo ser reelegidos.

FACULTADES DE LA JUNTA DE GOBIERNO

Art. 21. Son facultades del Presidente o Hermano Mayor:

El Hermano Mayor o Presidente/a de la Cofradía ostenta la representación legal de la misma y le corresponde las siguientes funciones:

a) Presidir y dirigir las Asambleas Generales y las reuniones de la Junta Directiva;
b) Ordenar la convocatoria y señalar el orden del día de las reuniones de aquellos órganos;
c) Dirigir las votaciones y levantar las sesiones;
d) Dirigir y coordinar –personalmente o por medio de delegado- las tareas encomendadas a los miembros de la hermandad.
e) Comunicar al Ordinario del lugar los miembros elegidos para componer la Junta Directiva, así como el estado anual de cuentas, el cambio de domicilio social, las modificaciones de los estatutos y la extinción de la Cofradía; a los efectos pertinentes.

Art. 22. Vicepresidente/a.

El/la Vicepresidente/a substituirá al Presidente en todas sus funciones cuando éste no pueda actuar.

Art. 23. Secretario/a.

El Secretario de la Cofradía, que lo será también de la Junta Directiva, tiene las siguientes funciones:

a) Cursar, por orden del Presidente, las convocatorias de las Asambleas Generales;
b) Levantar acta de las reuniones de los órganos de gobierno de la Cofradía, en donde figuren los temas tratados y los acuerdos tomados.
c) Procurar que los encargados de llevar a término los acuerdos tomados los cumplimenten.
d) Llevar el registro de altas y bajas de los miembros de la Cofradía para lo cual se elaborará un fichero en el que consten los datos personales de cada cofrade, con indicación de fecha de incorporación, oficios desempeñados en la Cofradía y –en su caso- fecha de baja (voluntaria, impuesta o por fallecimiento).
e) Certificar documentos de la Cofradía con el visto bueno del Presidente y cuidar del archivo de la Cofradía.
f) Dar entrada y salida a la correspondencia de la Cofradía. Informando a la persona u organismo que proceda.

Art. 24. Tesorero/a y Vocales ecónomos.

1.- El Tesorero tiene las siguientes funciones:

a) Administrar los bienes de la Cofradía de acuerdo con lo decidido por la Asamblea General y lo establecido en Derecho común;
b) Llevar el libro de ingresos y gastos;
c) Preparar el estado de cuentas del ejercicio económico y el presupuesto ordinario anual y, en su caso, el presupuesto extraordinario de la Cofradía;
d) Recabar de los miembros de la Cofradía las cuotas fijadas según los Estatutos y aprobadas por la Asamblea General;
e) Custodiar y actualizar el inventario de bienes de la Cofradía;
f) Recibir, asentar detalladamente en el libro de ingresos y depositar en el lugar prefijado las ofrendas realizadas voluntariamente por los cofrades y otros fieles, ya sean rogadas –mediante cuestación- o espontáneas.

2.- Los dos Vocales ecónomos son elegidos en la primera reunión de la Junta directiva por los seis Vocales que la integran y de entre ellos mismos. Ejercen la función de consejo de asuntos económicos de la Cofradía a tenor del Derecho. A ellos compete ayudar y asesorar al Tesorero, así como supervisar el ejercicio de su gestión

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: