Título Quinto. Administración de bienes

Art. 26.

1.- La Cofradía podrá adquirir, retener, administrar y enajenar bienes temporales, de acuerdo con las normas de estos Estatutos y del Derecho Canónico vigente.
2.- Podrá adquirir bienes temporales mediante donaciones, herencias o legados que sean aceptados por la Junta Directiva.
3.- Los ingresos ordinarios de la Cofradía provienen de las cuotas ordinarias o extraordinarias que han de abonar los cofrades a tenor de lo establecido en estos Estatutos y los acuerdos de la Asamblea General. Compete a la Junta Directiva establecer el tiempo y lugar en que han de realizarse los pagos de las cuotas.
4.- La Cofradía no podrá enajenar (cualquiera que sea el modo) bienes, ni obligarse frente a terceros, por valor igual o superior a 4.000 € sin haber oído a los Contadores y el voto favorable de la Junta General.
Si la cantidad ascendiera a 24.000 € deberá constar, además, la licencia previa del Obispo diocesano a tenor del canon 1292, 1. Para lo cual la Junta de Gobierno deberá elevar al Prelado informe detallado de la operación, además del acuerdo de la Junta General y el parecer de los Contadores.
5.- Compete a la Junta Directiva organizar, con los límites establecidos por el Derecho común y estos Estatutos, la realización de cuestaciones. Debiendo cuidar con esmero, diligencia y fidelidad del depósito de las ofrendas recibidas, tomando asiento detallado en el libro ingresos; así como de facilitar cumplida información a los cofrades y demás fieles de la parroquia del caudal recaudado y del destino de los dichos fondos.
6.- Todos aquellos que reciban bienes de la Cofradía de La Santísima Virgen de los Dolores en depósito lo son a título gratuito; conservando la condición de depositario mientras no decida otra cosa la Junta Directiva, oído el Tesorero y los Vocales ecónomos. Los depositarios están obligados a custodiar y conservar los objetos que guardan; que habrán de entregar en cuando le sean requeridos por la Junta Directiva.

Art. 27.

Con el fin de procurar la mayor transparencia posible en la administración de los bienes, además de lo previsto en el Artículo 9º, b, el Tesorero y los Vocales ecónomos han de arbitrar el modo de informar sobre la marcha económica de la Cofradía a todos sus miembros (por medio de circulares, publicación en la revista parroquial,…).

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: